Arte

LAS OBRAS DE MAGENTA MURILLO SON UN VIAJE A SU INTERIOR

Las creaciones de la artista paceña se pueden tener tanto en un cuadro como en la funda de un cojín o en un tazón.

La galería Altamira de la ciudad de La Paz presentó el libro Arte Contemporáneo Boliviano, editado por Ariel Mustafá, Daniela Espinoza y Christian Hausherr. El material incluye obras de 53 artistas de todo el país, entre ellos Magenta Murillo, una creativa excepcional no solo por su estilo cargado de figuras que parecen salir de sueños y fantasías, sino también por los materiales utilizados y los soportes que utiliza para plasmar sus diseños. ¿Ejemplo de ello? En 2016, expuso piezas pintadas con café y vino sobre papel de algodón, y hace poco convirtió la puerta de un elevador en un “mural”.

Las creaciones de Magenta se pueden tener tanto en un cuadro como en la funda de un cojín o en un tazón. «He hecho de mi arte lo que hacen los grandes museos; son recuerdos y pedacitos de algo de lo que yo hago», explica. «Por razones económicas no todos pueden tener una pintura original, pero sí algo cotidiano para embellecer sus días». Rimbombante de colores según la mirada de los espectadores, sus obras son un viaje a su interior, aunque aduce que nunca son demasiados, que solo intenta reflejar la vida misma, su vida.

Omnipresente gracias a su trabajo, tiene una veintena de murales dentro y fuera de Bolivia; algunos de ellos y por los que siente gran satisfacción son el que realizó en la cárcel de Palmasola y el de la casa de acogida de niños con cáncer, ambos en Santa Cruz de la Sierra. Luego, el 70 % de sus creaciones tienen “su propia existencia”. «Quiero decir que son autónomas; están creando realidades bellas en otros ambientes y en varias partes del mundo», indica orgullosa.

De las superficies lisas, sus personajes y formas también han devenido en esculturas de bronce; así la artista ha abarcado otras disciplinas inspirándose principalmente en mujeres y gatos que aparecen en sus obras sin proponérselo. Según ella, de esa forma su alma se conecta con un mundo cuántico habitado por todos esos seres en diversas situaciones. Es probable que se deban al tiempo que dedica a la meditación, yoga, escuchar música, leer y correr. Es su mundo, donde habita la magia.

You may also like

Comments are closed.